Semen-en-las-Manos

Semen, el producto milagro.

Todos sabemos cual es el uso principal del semen, pero ¿y si os dijera que tiene múltiples usos?

Recientes descubrimientos científicos han demostrado las numerosas y beneficiosas propiedades de este fluido, pero hay que tener cuidado con la “muestra” que tomamos, ya que el semen puede trasmitir enfermedades como la clamidia, el herpes, el sida, el papiloma, la hepatitis B o la gonorrea.

La piel es un sofisticado órgano de absorción de sustancias, si juntamos esto con semen, que tiene propiedades antioxidantes, reduce las arrugas y alivia en casos de acné, tenemos un “remedio” natural a muchos problemillas cutáneos.

Podríamos decir que es todo un preparado de belleza. De hecho, una empresa noruega (Bioforskning) ya lo ha sintetizado y bautizado como spermina y lo comercializa como ingrediente de una de sus cremas faciales.

Tal vez el mejor beneficio del semen sea su potente acción antidepresiva, ya que esta “mágica” sustancia masculina es un chute de oxitocina, serotonina, cortisol, estrona, prolactina, un antidepresivo natural, o melatonina.

El líquido encargado de trasportar los espermatozoides son básicamente nutrientes en estado puro. Por lo que en los cursos de supervivencia aconsejan que si uno se encuentra perdido sin provisiones es una buena manera de conseguir nutrir el cuerpo e impedir la pérdida de minerales.

La lista de nutrientes que contiene este fluido es muy larga y en ella se incluyen por ejemplo, las vitaminas C y B12, calcio, magnesio, fósforo, zinc, diferentes proteínas o sodio. La “buena” noticia es que no engorda.

Como dato curioso, para el chef Fotie Photenhauer las propiedades alimenticias y culinarias del semen no pasaron desapercibidas ya que ha escrito el libro Natural Harvest (Cosecha natural), un recopilatorio de recetas con este ingrediente.

Y cuando crees que ya nada puede sorprenderte Photenhauer dice “el esperma no solo es nutritivo sino que además tiene una maravillosa textura y unas propiedades sorprendentes en la cocina”.

“Como el buen vino y los buenos quesos, el sabor del semen es complejo y dinámico”.

Además comenta que no debemos olvidar que es muy económico, ya que está presente en la mayoría de los hogares y sigue la nueva tendencia culinaria del Km 0, que aboga por productos “locales y frescos”.

Esta sustancia tan antigua como el hombre lleva también incorporado un sistema de almacenamiento de información mucho más avanzado que la tecnología informática punta. Recientemente, varios investigadores de las universidades de Harvard y Johns Hopkins consiguieron almacenar un petabyte de información en 1,5 miligramos de ADN, el equivalente a un milímetro cúbico de semen.

Teniendo en cuenta que la eyaculación media masculina oscila entre los 2 y los 6 mililitros cúbicos, significa que puede almacenar 4 petabytes de datos.

Por último os dejo con algunos datos curiosos sobre prácticas relacionadas con el semen. Por ejemplo en la antigüedad el semen era considerado como un elemento casi “sagrado”, vigorizante y con innumerables funciones.

En algunos pueblos del Pacífico Sur creían que la ingestión del esperma por los adolescentes era necesaria para adquirir la maduración sexual.

Los japoneses para castigar a las mujeres infieles inventaron el Bukkake que, como todos sabemos, consiste en rociar a una mujer con semen procedente de varios hombres, esto para ellas era una deshonra. Actualmente esto ha desembocado en una practica sexual con el mismo nombre.

Por último, Cleopatra tenía un esclavo a su disposición que le proveía de este “preparado” que utilizaba como crema “antiarrugas” aunque de poco le sirvió ya que falleció antes de cumplir los 40 años.

2 comments

  1. Pingback: cash loans

Deja un comentario